bacante-1886

 

Bacante

Por su título de bacante, esta mujer vive con desorden e intensidad, con muchas pasiones y muchos deseos,

con una marcha que sólo detiene por agotamiento, un rato, entre sol y sol, para dormir un poco y comer un algo,

para cambiarse el corazón y ponerse un perfume dulcemente venenoso.

Ella es como una rosa eléctrica: descansa para salir de marcha por el mundo y por la vida, sí, sabe desde hace

mucho tiempo, tal vez desde siempre, que vive entre dos paréntesis y que no puede entretenerse. La vida es lo poco,

lo poquísimo que nos sobra de la muerte, ay. ‘Las estrellas se encendieron con furia, con locura. Algunas andaban

por mi vestido. Les veía bien la luz fija, verde, las antenas y el mantón’ –dijo el poeta en nombre de la bacante.

Se dice que el ronquido es vulgar, pero que el sueño es inverosímil. El pintor ha desordenado la cama a pinceladas,

poniendo un desorden no sólo de sábanas y ropa y cosas, sino también de luz, de tiempo, de flores, de días y de

noches, de perfumes y de amores.

La bacante tiene un buen culo trasero, ya maduro, ya magullado como una fruta suavemente golpeada por tantas

tardes de sol y algún día de viento frío. A eso se le llama la edad, los años que pasan: cuando ya la cola de caballo

se cae, se desmonta, tronchada y sin gracia, casi hasta tocar el suelo. Cuando menguan los ojos, pero también la

mirada; cuando la boca se alarga unos cuantos centímetros, pero los labios se acortan de rojo.

Es, quizá, lo que a veces pasa cuando cada minuto es peor y menos importante; cuando los momentos se devoran

y se engullen a sí mismos, sin dejar rastros de oro como antes; cuando los días empiezan a ponerse calzoncillos negros.

 

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura


 

 

Joaquín Sorolla –Bacante – Bacchante – 1886

Óleo sobre lienzo de 60 X 75 cm

Colección privada

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.