Aline-Weber

 

 

aline

 

Nuestra vida está tan llena que actúa incluso cuando no hacemos nada, que viene a ser, más o menos,

el cuadro clínico de Aline, solamente que ella tiene mucha música entre los tímpanos esféricos.

Lleva unos modernos auriculares que son de anchura variable, con botón de parada y calientabollos. Aline,

tan hermosa que parece una equivocación de la naturaleza, ha decidido, tal vez, descansar de la metafísica y de la lógica

racional a través de unos cartuchazos de música directa, que se deshacen entre sus oídos y caen, como los pétalos de

una rosa mágica, lloviendo suavemente sobre sus dulces órganos viscerales.

Así, la sensación de ser ella misma la golpea en un centro conocido pero ignorado o ignorado pero querido o

querido y deseado. Aline va rastreando el origen de la pura felicidad entre el lentísimo desorden de su alma y, justamente

en ese punto, en esa línea del frente, es donde la música le hace cosquillas, a veces tan intensas como la caricia de una

pluma en la planta del pie.

Hay que retener las cosas en el mismo momento en el que cruzan de la luz a la sombra, antes de que golpeen las

lilas: hay que retenerlas como si se fuesen a ahogar: antes de que se hagan definitivamente infieles al sol y al amor. 

Realmente son muchos y muy poderosos los motivos por los que Aline escucha música a cañón partido.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna