caroline

 

 

caroline

 

Caroline busca, más que la belleza, la guerra: la guerra general, la guerra total, la guerra de los

mundos, la guerra de las galaxias.

Va por la calle, por la vida, con pulseras y collares y colgantes que entrechocan y tintinean.    

Va por la calle –siempre va, nunca vuelve- a todas partes y a ninguna, esperando sin esperar que en

cualquier momento surja una guerra, la guerra.

Habla con conocidos y desconocidos, sin detenerse, al paso, ‘olvídame; dile a tu hermana que me debe

diez pavos; pura lujuria; los irlandeses primero; no existo; cinco dólares contra los Bulls; soy el ejército de salvación;

no vivas de mí, amor”.

Caroline es la reina de algo, y se pasa el día y la noche visitando su reino; es un oficio como otro cualquiera,

tal vez un poco más duro, tanta soledad, tanta fraternidad anónima.

Si alguna vez mira hacia dentro, hacia su interior, Caroline ve una luz roja, de estrella moribunda, y un puente

sin barandillas: es todo tan discontinuo y casual, sólo fragmentos, no hay forma de reunir las piezas, no hay modo de

conseguir un mínimo de unanimidad constante, sólo dispersión: un día, el día, es un manojo de sensaciones inconexas,

de pensamientos que se disuelven, de intenciones cambiantes, de perdidas decisiones incumplidas, de intensos o delicados

deseos que se hacen y se deshacen.

Despeinada, sin pintar, con una falda muy corta y unos zapatos de mucho tacón, el cigarrillo humeando en los

labios y un bolso bandolero de color aceite con adornos metálicos: ‘eres un cabrón; no me gusta la miel; la veré más tarde

pero ya no se quiere acordar de ti; cámbiate alguna vez la camisa; bebe despacio, amor; olvídame”.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.