Patricia

 

la muchacha azul

El deterioro de las paredes y de los muebles -las grietas, los desconchados, los despintados-, quizá favorezcan, por contraste,

la belleza de Patricia, una mujer sin grietas ni descolgamientos ni manchas, con esos muslos enteros y largos que son los émbolos,

las palancas, las bicicletas tiernas del amor, ¿o acaso tienen rodillas los pingüinos?

       Y luego la espalda (como) de gladiadora: al descubierto pero cruzada por las cuerdas de sujeción, que se le clavan en la piel,

sí, es una muchacha azul que ya está en la lucha de la vida, en la lucha por la vida, y se está vistiendo para el combate, seria y práctica

porque hay que comer y matar y trabajar.

     Patricia está, quizá, en la hora, en el tiempo de algún deber, como cuando el viento golpea las lilas o el corazón gotea sombra en la

boca negra. Ya sin muñecas, respira fuera del entendimiento, fuera del amor, y el planeta la espera suavemente, con las palmas de las

manos hacia arriba, abiertas –lo dijo el poeta-.

 

 

 

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

merodeos populares: la muchacha azul


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.