[ezcol_1half]        

Shane_Seng

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]  

shane

Shane se ha quedado hermosamente detenida sobre los adoquines

de la calle, tal vez haciéndose la sueca, o quizá le ha dado el amarillo

y tiene que esperar a reconocer su identidad y su destino antes de

seguir adelante.

Está hermosa de piernas desnudas, delgadas, todavía inmaduras,

con rodillas de colegiala. Los guantes negros, largos y gruesos parecen

más bien los de un trabajador del ardiente acero que utilizara una talla

mayor que ella. Aunque Shane haya perdido ahora mismo sus

antebrazos –funcional y visualmente-, incluyendo, claro, las manos

a dos, está graciosa como si se hubiera puesto los guantes de su madre

–o de su padre- para vestirse de mujer, de fiesta, de noche, de bonito,

de pronto.

Está guapa y resultona y, de alguna manera femenina y tal vez

mágica, Shane está convocando y reuniendo las gracias de la calle

ancha, y de la mañana bonita que desemboca en la calle ancha, y del

cielo soleado que desemboca en la mañana bonita que desemboca

en la calle ancha.

Uno aprecia el pelo deshilachado pero todavía recogido de esta

muchacha, con la melena que favorece su cara, que no es tanto

hermosa de rasgos bellos, sino más bien de otra belleza con desafío,

con argumento, con sustancia.

 A veces las cosas pasan demasiado pronto o demasiado tarde,

fuera de su tiempo previsto, y tal vez es que se entretienen jugando

como colegialas entre los tiernos fresales, o matando rosas, y cuando

llegan como cosas a su lugar de destino, ya no hay nadie esperándolas,

y se quedan clavadas en el suelo, vacías como cruces idiotas.

Así pasan, a veces, las cosas. [/ezcol_1half_end]

Shane va de vestido largo, más bien desordenado o desajustado, tal vez es que no tiene el hábito de la longitud y lo lleva como si fuera una telaraña,

un asunto de mucha tela excesiva que le resulta ajeno, extraño, pero con el vestido nos da otro sorbo de encanto, otra cucharada de helado de menta,

otra florecilla blanca.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna