Ranya

 

 

Cosas que diría con solo mirarla:

‘¿eres como nosotros?’

y enseguida, a continuación:

‘qué solos estamos cuando todo está bien.’

 

La estoy mirando impersonalmente, es cierto,

como si fuera alguien pero no fuese ella,

como si fuese ella pero no fuese Ranya,

sino una vaca en pleno esplendor blanco y negro.

 

Y enseguida añadiría:

‘pareces recién llegada de otra civilización,

o de las tierras altas,

o tal vez de Puerto Príncipe.’

 

Con esa melena perfecta, irreal,

puede ponerse o quitarse la frente

y elegir la altura de los hombros;

parece tan ajena en su paz de una sola línea.

 

Ay, Ranya, intemporal por anodina, sin fascinación,

apagada y sosa,

que podría estar o no estar ahí donde está como si no estuviera.

 

 

Sabe bien que la vida no es tan matemáticamente simple

y que la sombra, por sí misma, no sabe nada de camisas.

 

Mirando a Ranya, una de mis manos se ha quedado vacía,

y nunca sabré cuál de las dos.

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención