michel houellebecq

 

el sentido de la lucha

 

un día con ella

 

poesía

michel houellebecq, 2012
traducción: altair díez &
abel h. pozuelo

 

 

 

 

[ezcol_1half]    

 

un día con ella

 

 

Ella me mira, y su mirada está llena
de sangre. Y su carne excitante
no es más que una envoltura
sobre más sangre. Veo la sangre
que mana de sus pechos cortados.
Veo la sangre.

 

Ella está ahí. De día. Y de noche. Me
levanto a las ocho de la tarde y
creo que es por la mañana. No.
Es de noche. Siempre es de
noche.

 

Es la noche. Que viene. Y que no es
agradable. La noche con sus
marionetas sangrientas, los hilos
que corren bajo la piel traslúcida
y amarillenta. Las marionetas
que parecen mujeres. La sangre
que mana, suavemente, de las
marionetas.

 

La mañana. Explosión. Todo azul.
Siempre el azul; espléndido. El
día que vuelve a empezar, que
insiste. ¿Cuándo llegará la suavidad?
¿Cuándo llegará la muerte?”  [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

une journée avec elle

 

 

Elle me regarde, et son regard est plein
de sang. Et sa viande excitante
n’est qu’une enveloppe
sur du sang. Je vois le sang
qui coule des ses seins tranchés.
Je vois le sang.

 

Elle est là. Le matin. Et le soir. Je
m’éveille à huit heures du soir et
je crois que c’est le matin. Non.
C’est le soir. C’est toujours le soir.

 

 

C’est la nuit. Qui vient. Et qui n’est pas
douce. La nuit avec ses
marionnettes de sang; les fils
qui courent dans la chair translucide
et jaune. Les marionnettes
qui ressemblent à des femmes; le sang
qui coule, doucement, des marionnettes.

 

Matinée. Explosion. Bleu partout.
Toujours de bleu; splendide. Le
jour qui recommence; qui
insiste. Quand viendra la douceur?
Quand viendra la mort?[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.