Modigliani,_Leidender_Akt

 

 

Amedeo Modigliani – Leidender Akt – Desnudo doliente

Esta muchacha ha resucitado o está muerta y no puede descansar en la muerte.

Su carne y su piel son pedazos sobrepuestos, mal ensamblados, en descomposición

o con el acartonamiento de la muerte, en larga y lentísima putrefacción, con la frente

traspasada y un sonido de ecos negros, babeando de egoísmo.

Tal vez husmeando, olfateando los tuétanos desde lejos, oliendo el aire con la boca,

mirando con lo negro de la boca, sorda de orejas grandes: obscena, indecente, maldita.

Está inmóvil, con las patas gordas, y verde y triste como el oro amargo, con un aroma

extendido de objetos o de cosas orgánicas que se pudren después de un largo dolor o de

una larguísima herida.

Tiene los ojos opacos, los labios opacos, los pezones opacos, las tetas agujereadas,

y ella es oscuridad, oscuridad, y levanta al aire el hocico genital y las espesas arrugas,

el peso roto y el silencio bajo, espumoso, callado entre las criaturas de su carne.

La veo lenta como una babosa, lentísima como un animal terminativo con las agallas

abiertas, boqueando como si mamara sangre, mordiéndose los codos, cabeceando

o llorando.

Que ponga un huevo y se rompa, y se asfixie, y se ahogue, que se quede muerta y muerta,

como una arcilla a martillazos, mojando el pan en sangre.

Que deje caer su culo famoso, su órgano telescópico y su disparate.  

 

 

 

1908, óleo sobre lienzo, 81×54 cm, Richard Nathanson London


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención