modigliani-hastings

 

Amedeo Modigliani

Portrait of Beatrice Hastings – 1916

.
Oil on canvas
Barnes Foundation, Merion, PA

 

Cuando el artista alcanza un cierto grado de maestría y se suelta, se libera, se despreocupa

de su técnica o de su estilo, comienza a pintar con una perfección imperfecta; se permite ser más

veces espontáneo, arbitrario, gratuito; da a sus pinturas el derecho real de existir y ocupar un sitio

propio en el mundo: el mismo derecho que tiene un árbol, un león, una gallina.

Modigliani manda no sólo dentro del lienzo, sino también sobre la realidad representada, pintada,

de Beatrice: el contorno izquierdo de su cara es una línea rectilínea que baja recta por el cuello.

Para qué pintar dos ojos, dos cejas, si se busca una realidad que no está en la mirada.

Para el retrato, hace que encajen unas pocas piezas, sin cuidado, sin delicadeza, sin esconder

ni atenuar la dura y estricta geometría a la que somete la cara, la cabeza, el cuello, la figura.

El rectángulo oscuro, casi negro, empuja ligeramente hacia atrás la cabeza y el cuello de Beatrice,

y la deja en una situación ortopédica, rígida, como si estuviera inmovilizada con un collarín.

El color oscuro y espeso del rectángulo, además, amenaza con devorarle la cara consumiendo,

absorbiendo la luz bonita de la piel.

El retrato parece resuelto con prisa, con descuido e improvisación. Pero a pesar de todo, a pesar del

escenario pintarrajeado del retrato, y del parcheado geométrico deleznable, Modigliani lo consigue:

nos hace sentir el golpe de la pasión sensual, instintiva, que atraviesa las descuidadas apariencias y

nos llega con una pureza erótica tremenda.


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna