mundo

 

Cada piso, es un nicho
con su bolsa limitada del lenguaje
llenándose hasta la muerte.
Cada edificio una caleidoscópica
hormigonera
girando. Cada ciudad,
un hormiguero a la intemperie
devorándose a sí mismo.
Cada país, una paleta manchada
con las pruebas de color de un cuadro
inacabado. Y
 el mundo un embrión azul
en cadena perpetua de gestación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Angel Ferrer

 


 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención