Déjame un subterráneo, un laberinto

donde acudir después, cuando sin ojos,

sin tacto, en el vacío

quiera volver a ser o piedra muda

o mano de la sombra.

Yo sé, no puedes tú, nadie, ni nada,

otorgarme este sitio, este camino,

pero, qué haré de mis pobres pasiones

si no sirvieron en la superficie

de la vida evidente

y si no busco, yo, sobrevivir,

sino sobremorir, participar

de una estación metálica y dormida,

de orígenes ardientes.

Pablo Neruda

Las Piedras del Cielo (1970)


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna