HOGUERAS pálidas revolviéndose al borde de las noches

corren humos difuntos polvaredas invisibles

fraguas negras durmiendo detrás de los cerros anochecidos

la tristeza del hombre tirada entre los brazos del sueño

ciudad desde los cerros en la noche los segadores duermen

debatida a las últimas hogueras

pero estás allí pegada a tu horizonte

como una lancha al muelle lista para zarpar lo creo

antes del alba

árbol de estertor candelabro de llamas viejas

distante incendio mi corazón está triste

 

sólo una estrella inmóvil su fósforo azul

los movimientos de la noche aturden hacia el cielo

Pablo Neruda

Tentativa del hombre infinito (1925)  

Obras Completas I. De «Crepusculario» a «Las uvas del tiempo» 1923-1954

Pablo Neruda. Edición y notas de Hernán Loyola

RBA – Instituto Cervantes

Barcelona 2005


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna