no hay nadie

 


Celebro esta confusión al salir del sueño,

pálida escarcha en el vidrio

cuando el calor interno, todavía,

elabora en mi cabeza un campo discontinuo

de lenguaje en preparación:

minutos antes

del agua fría y de mi entrada

al orden que juntará los fragmentos

en cuanto suene el golpe

de la primera puerta en el edificio,

el grito del teléfono

y la radio anunciando una temperatura

de dos grados bajo cero en la ciudad

y, lo que es peor,

que se ha lanzado una llamada al espacio exterior

y nadie ha respondido todavía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.