Olivia está hermosa, con esa sonrisa que parece, que tal vez es de felicidad, parece una sonrisa

íntima desde las intimidades, como si sonriera, sobre todo, con la sola fuerza de la sonrisa,

como si fuera la propia sonrisa la que la hiciera sonreír, lo que quizá se pueda llamar una sonrisa

de (la) sonrisa, que no parece sólo social, comercial, simpática o aprendida.

No sé si sonríe más con los ojos -con la mirada- o con los labios. Incluso los dientes blancos

de la calavera sonríen: dejan ver la sonrisa fija que sólo descubren en sus enormes medidas de

sonrisa gigante cuando ya la muerte ha limpiado bien la calavera.

Es difícil, no es fácil dejar de mirar un rostro que sonríe así: hay un poderoso atractivo; un asunto

contagioso; hay una cordialidad que es quizá mutua, bilateral; hay una fraternidad que cruza

en los dos sentidos, como si con su sonrisa nos hiciera unas cosquillas fraternalmente íntimas,

una dulce caricia de humanidad, algo.

Claro que tal vez sólo sonríe porque su equipo de fútbol ganó el partido del domingo,

nunca se sabe.

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención