the dream songs:

 

poems by john berryman

 

 

 

john berryman

77 dream songs
77 cantos del sueño

edición bilingüe
traducción de andrés catalán y carlos bueno vera

primera edición: febrero, 2019
vaso roto ediciones, 2019
madrid

 

 

 

 

La severa dificultad con la que tienen que cargar —posiblemente de manera definitiva

e inexorable— los Cantos del sueño, es el alcohol, el consumo de grandes cantidades

de alcohol, el estado de etilismo crónico de John Berryman.

 

No parece que existan alternativas aceptables.

Se debe [se debe] aceptar que el desorden léxico o sintáctico de un determinado verso,

que lo hace ininteligible, provenga, tal vez exclusivamente, del efecto tóxico del alcohol,

esto es, que se trate de un error indeseable, sin más, que no debería estar ahí, y no debería

interpretarse como una expresión de creatividad, salvo que el lector, por un criterio propio

y caprichoso, desee considerarla como tal.

 

Contra John Berryman no tenemos nada más —y nada menos— que lo que estamos

exponiendo, a saber, que no vamos a comulgar con ruedas de molino. A causa de

su inveterado alcoholismo, nos vemos obligados a aceptar su obra con restricciones, pero

también es cierto que aceptamos su obra a pesar del inveterado etilismo que sufrió y

del que no fue, en modo alguno, responsable.

 

Por supuesto que respetamos que John Berryman decidiera escribir y publicar estos Cantos del sueño

a pesar de su alcoholismo. Carecemos de la capacidad necesaria para afirmar o negar que

el efecto del alcohol haya mejorado o empeorado la calidad, la eficacia o cualquier otro

aspecto de estos hermosos poemas. Pero se trata de poemas escritos bajo el efecto del alcohol.

 

 

 

 

narciso de alfonso

 

 

 

 

 

 

 

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna