No importa que no sepas

cuándo te toca la incandescencia del aire.

Lo importante es que la recibas

y más importante aún

que abras así el país de la bondad.

Los sueños no saben nada de sí mismos.

También el aire se ignora y entra

para hermosearse en tu hermosura.

En su cristal canta tu rostro

como una patria.

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Gelman

Valer la pena – México, 1996/2000

© 2001, Grupo Editorial Planeta S.A.I.C / Seix Barral
Independencia 1668, 1100 Buenos Aires


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.