[ezcol_3quarter] 

 

 

perdidos

 

 

La muchacha de ojos azules perdida en el lenguaje, preguntó, de manera afirmativa, si sus ojos eran grises, en un intento de adaptación al idioma subjetivo, como único marco de referencia comunicacional.

Aunque quizá tuviese razón, dudé en reforzarla a su convencimiento, dejándola al margen del mundo en un intento de existir al otro lado del suyo y quedé mudo ante tal cuestión.

En otra ocasión, jugando a las cartas con otra, lancé el as de espadas con brío hacia ella, girándolo inmediatamente en mi dirección.

Aprendes rápido, me dijo. Para ella las cartas significaban otra cosa y algo más.

Mientras, el hombre con inflamación en la humildad por alguna razón desconocida, se negaba a hacer figuras de barro como terapia, repitiendo que sólo estaba dispuesto a hacer moldes, pues no se veía digno de semejante arranque de originalidad.

[/ezcol_3quarter] [ezcol_1quarter_end]

 

 

 

 

 

 

 

Ángel Ferrer


 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna