El hombre que boxea

.

El ser confeccionado

tan primorosamente:

el pómulo de plomo,

los raudos ligamentos,

arudos nervios violáceos,

iracundas arterias,

(estos son sus azules

crucigramas sanguíneos),

los fémures espléndidos

que al amor indicaban

su inclinación perfecta,

todo lo diseñado

bailaba con la muerte.

Un hombre cancelando

su pacto con la rosa.

La cruda, indetallable,

la sobria, parca muerte

quiso su occipital,

el cardo de su lengua.

Se desnudó. Sorbía

sus glóbulos de vidrio,

la redecilla intacta

del sudor anisado.

El hombre que boxea

trajo el hígado estrecho.

La muerte lo tocaba,

lo ama, lo quería

violentar con su verde

mariposa astillada.

(No te quiebres, marino,

sobre tu cuadrilátero).

Pero la muerta muerte

hurgaba entre sus sienes.

El hombre que boxea

se raja: son dos hombres

cancelando aterrados

su pacto con la aurora.

Los que miran al hombre

ven su radiografía.

Los que miran al hombre

no miran, no lo miran.

Todos vienen a verla,

a sentir su saliva,

su lengua gangrenada

lamiéndoles la nuca,

su teta de carbón.

A la muerte, la muerte.

Pagan blandos boletos.

Se acomodan. Se besan.

Esperan el punzón,

el huevo de la córnea

partido como un ascua.

Pagan por esos toreros

degollantes, que jueguen

a trepanar un casco

de cal, su calavera,

los cuentos de sus cráneos.

El hombre que boxea

pide disculpas, cae,

quiere un tropel de cuernos

que acuda a sus nudillos.

Pero la muerte sube

con dedos paralelos,

no apunta, no corrige,

no teme al pararrayos,

hace rotar el agua

de su boca a su boca,

es beso irremediable.

Y el hombre que boxea

pide disculpas, cae,

ya muerto hacia la muerte,

abandona su casa,

su cuerpo, la memoria,

es adiós infinito.

El hombre cancelando

su pacto con la historia.

 

 

 

 

Ana Istarú

El hombre que boxea
I. Los violentos idiomas de la muerte
De La muerte y otros efímeros agravios
San José, Editorial Costa Rica, 1988

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención