Cada segundo

el tic tac del reloj

intenta distraernos

del presente

y, atrapados

en el tiempo

observamos paralizados

su arrogante bigote giratorio

 

 

 

 

 

 

 

Ángel Ferrer

Aequilibrium

Colección Lecturas hispánicas

1ª Edición, 2014

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.