hablo con mi madre

Mamá: ahora eres silenciosa como la ropa

del que no está con nosotros.

Te miro el borde blanco de los párpados

y no puedo pensar.

.

Mamá: quiero olvidar todas las cosas

en el fondo de una respiración que canta.

Pasa tus manos grandes por mi nuca

todos los días para que no vuelva

la soledad.

.

Yo sé que en cada rostro se ve el mundo.

No busques más en las paredes, madre.

Mira despacio el rostro que tú amas:

mira mi rostro en cada rostro humano.

.

He sentido tus manos.

Perdido en el fondo de los seres humanos te he sentido

como tú sentías mis manos antes de nacer.

.

Mamá: no vuelvas más a ocultarme la tierra.

Esta es mi condición.

Y mi esperanza.

.

 

 

 

 

.

Antonio Gamoneda

 –

Hablo con mi madre

 Esta luz: Poesía reunida 1947-2004

Galaxia Gutenberg

Barcelona 2004

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.