la partida

Como un rey de este mundo perdido en las leyendas,

solo, con calculado silencio, señor de la nada

a quien despierta un alcatraz

al amanecer

—entre la sal dormida un ala ardiente, un mensaje

deja caer una pluma caudal

y se hace la luz del otoño.

Pero, antaño, creedme, toda la mar lo sabe.

Estaba escrito sobre las olas tormentosas,

sobre los días de valor

está ya escrito,

con maderos y sombras verdes

—en hexámetros el ímpetu y la perfidia—

con despojos de grandes navíos.

La historia no se ocupa y, sin embargo, aún

falta agregar la arrogante, mortífera obediencia

de la flota, cohorte de aves, bandada

o el espíritu sombrío y de tan alta condición

bramando entre los escollos

entre indicios de peste y malos augurios.

 

 

 

 

Blanca Andreu

Capitán Elphistone (1988)

El sueño oscuro. Poesía reunida 1980-1989.

Poesía Hiperión.

Primera edición, marzo 1994

poesi.as

 

 

 


 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Blanca

    Gracias por publicar este poema. Y además sin ninguna errata, cosa tan extraordinaria en la poesía transcrita en la red.

    Responder
  2. loqasto

    Lo cierto es que algo como un respeto -mal entendido- me ha hecho contenerme a la hora
    de colgar tu poesía en el blog. Quizá es que estoy esperando todavía a que la niña de provincias
    regrese con poemas terriblemente hermosos, inauditos, con aquella altísima belleza cargada de
    presagio y de colores imposibles que cortan como cuchillos: poemas sin historia, sin argumento,
    inexplicables como afiladas estrellas, en fin: poemas que usan el lenguaje de lo sagrado y que
    nos hacen sentir o saber o recordar que la muerte no es lo realmente poderoso, ni lo último.

    Gracias

    Narciso

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna