V

.

Vivamos, querida Lesbia y amémonos

y que los comentarios de los viejos intransigentes

nos importen todos un comino.

El sol puede salir, ponerse y volver a salir,

pero nosotros, en cuanto acabe nuestra efímera vida,

tendremos que dormir una noche sin fin.

Dame, pues, ahora mil besos, después cien,

luego otros mil, después otros cien

y luego hasta dos mil, después otros cien.

y cuando hayamos llegado a muchos miles

y hayamos perdido la cuenta de todos ellos,

ningún malévolo podrá ya hacernos daño

si alguna vez se entera del total de nuestos besos.

.

.

V

.

 

Viuamus, mea Lesbia, atque amemus

rumoresque senum seueriorum

omnes unius aestimemus assis!

soles occidere et redire possunt:

nobis cum semel occidit breuis lux, ………………………….5

nox est perpetua una dormienda.

da mi basia mille, deinde centum,

dein mille altera, dein secunda centum,

deinde usque altera mille, deinde centum.

dein, cum milia multa fecerimus, …………………………….10

conturbabimus illa, ne sciamus

aut ne quis malus inuidere possit,

cum tantum sciat esse basiorum.

 

 


Cayo Valerio Catulo

Traducción de Mariano Berdusán

Nuestras versiones

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna