He aquí que hoy saludo, me pongo el cuello y vivo,

superficial de pasos insondable de plantas.

Tal me recibo de hombre, tal más bien me despido

y de cada hora mía retoña una distanciA.

Queréis más? encantando.

Políticamente, mi palabra

emite cargos contra mi labio inferior

y económicamente,

cuando doy la espalda a Oriente,

distingo en dignidad de muerte a mis visitas.

Desde ttttales códigos regulares saludo

al soldado desconocido

al verso perseguido por la tinta fatal

y al saurio que Equidista diariamente

de su vida y su muerte,

como quien no hace la cosa.

El tiempo tiene hun miedo ciempiés a los relojes.

(Los lectores pueden poner el título

que quieran a este poema)

.

 

 

 

César Vallejo

Sin título

De Poemas publicados en revistas y otros

Poesía completa, Visor, 2008

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna