viniere el malo, con un trono al hombro

Viniere el malo, con un trono al hombro,

y el bueno, a acompañar al malo a andar,

dijeren «sí» el sermón, «no» la plegaria

y cortare el camino en dos la roca…

Comenzare por monte la montaña,

por remo el tallo, por timón el cedro

y esperaren doscientos a sesenta

y volviere la carne a sus tres títulos…


Sobrase nieve en la noción del fuego,

se acostare el cadáver a mirarnos,

la centella a ser trueno corpulento

y se arquearen los saurios a ser aves…

Faltare excavación junto al estiércol,

naufragio al río para resbalar,

cárcel al hombre libre, para serlo,

y una atmósfera al cielo, y hierro al oro…

Mostraren disciplina, olor, las fieras,

se pintare el enojo de soldado,

me dolieren el junco que aprendí,

la mentira que inféctame y socórreme…

Sucediere ello así y así poniéndolo,

¿con qué mano despertar?

¿con qué pie morir?

¿con qué ser pobre?

¿con qué voz callar?

¿con cuánto comprender, y, luego, a quién?


No olvidar ni recordar

que por mucho cerrarla, robáronse la puerta,

y de sufrir tan poco estoy muy resentido

y de tánto pensar, no tengo boca.

 

 

 

 

 

César Vallejo

Viniere el malo, con un trono al hombro

Poemas humanos

Obra poética completa preparada

por Georgette de Vallejo

Lima, Francisco Moncloa Editores, 1968

Lima 2009

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna