El espejo

.
Un hombre espantoso entra y se mira al espejo.

“¿Por qué se mira al espejo si no ha

de verse en él más que con desagrado?”

El hombre espantoso me contesta: “Señor mío, según los principios inmortales del

ochenta y – nueve, todos los hombres son iguales en derechos; así, pues, tengo derecho a

mirarme; con agrado o con desagrado, ello no compete más que a mi conciencia”.

En nombre del buen sentido, yo tenía razón, sin duda;

pero, desde el punto de vista de la ley,

él no estaba equivocado.

   – 

,
Le miroir

.
Un homme épouvantable entre et se regarde dans la glace.

«- Pourquoi vous regardez-vous au miroir,

puisque vous ne pouvez vous y voir qu’avec déplaisir?»

L’homme épouvantable me répond: «- Monsieur, d’après les immortels principes

de 89, tous les hommes sont égaux en droits; donc je possède le droit de me mirer;

avec plaisir ou déplaisir, cela ne regarde que ma conscience.»

Au nom du bon sens, j’avais sans doute raison;

mais, au point de vue de la loi, il n’avait pas tort.

 

.

 

 

Charles Baudelaire

El espejo

Le Spleen de Paris

Repris en 1864 sous le titre Petits poèmes en prose

Traducción de Enrique Díez-Canedo

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.