[ezcol_1half] 

duanne 2347


hay un bebé azul y está chupando

de un pecho azul bajo una verde vid que ha

crecido en el techo,

y más allá a la derecha

hay una chica trigueña

contra un fondo marrón oscuro

apoyándose en una silla y parece

pensativa, supongo.

mi cigarrillo se ha apagado

nunca hay fósforos por aquí

y me levanto y voy a la cocina

y lo enciendo en la cocina de 30 años de antigüedad.

regreso sin imprevistos.

ahora detrás de mí en una silla rosada

hay unas grandes y antiguas tijeras.

son las doce y 15 de la noche

y el gancho está en la puerta

y sobre la alta lámpara al lado de la cama

hay un sombrero rojo que cuelga que es usado

como pantalla

y un pequeño perro gruñe afuera hacia el cielo helado.

hay dos colchones en el piso

y he dormido en uno de ellos

muchas noches.

dicen que van a derribar este lugar

que le pertenece a un luchador japonés llamado Fuji.

no creo que podría reemplazarse por algo mejor.

ella ha arreglado el caño de la bañera y el del lavatorio

esta noche. no puede armar un cigarrillo pero se encarga

de la cuenta del fontanero.

comimos pollo de Sanders con ensalada de col,

puré de papas, salsa y galletas.

son las doce y 23 de la noche

y van a derribar este lugar,

no quiero decir mañana, pero sí pronto,

y el pequeño perro le gruñe al cielo de nuevo

y mi cigarrillo de nuevo apagado;

el amor que tiene ese colchón junto a la puerta,

el sexo y las peleas y los sueños y las

conversaciones,

cuando llegue aquel tractor no va a poder tirar todo eso,

y aún cuando derribe los árboles y el cagadero

y haga hoyos en el caminito que da asco

no lo tendrá todo,

y cuando conduzca dentro de 6 meses y vea

el nuevo edificio lleno con 50 personas de

ingresos estables,

seguiré recordando la bebé azul chupando

el pecho azul,

la vid desde el techo, la chica trigueña,

los caños goteando, las arañas y las termitas,

la pintura amarilla y gris, el mantel en la

ventana frontal y el colchón al lado de la puerta.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  


……….

2347 Duane


there’s this blue baby and she’s sucking a

blue breast under a green vine that has

grown from the ceiling,

and further to the right

there’s a light brown girl

against a dark brown background

and she’s leaning out over a chair looking

pensive, I suppose.

my cigarette just went out

there are never any matches around here

and I get up and go into the kitchen

and light it on a 30 year old stove.

I get back without accident.

now behind me on a pink chair

is a large old-fashioned shears.

it is 15 minutes past midnight

and the hook is on the door

and over the tall twisted lamp by the bed

is a red floppy hat that is used as a lampshade

and a small dog growls at the tall cold sky outside.

there are two mattresses on the floor

and I have slept on one of those mattresses

many nights.

they say they are going to bulldoze this place

which is owned by a Japanese wrestler called Fuji.

I don’t see how it can be replaced with anything better.


she fixed the bathtub faucet and the faucet in the sink

tonight. she can’t roll a cigarette but she keeps the

plumbing bills down.

we ate some Col. Sanders chicken with coleslaw, mashed spuds,

gravy and biscuits.

it’s 23 minutes past midnight

and they are going to bulldoze this place,

I don’t mean tomorrow, I mean soon,

and the small dog growls at the sky again

and my cigarette is out again;

the love on that one mattress near the door,

the sex and the arguments and the dreams and the

conversations,

that bulldozer is going to come up missing there,

and even when it knocks down the trees and the crapper

and eats holes in the dirt driveway

it’s not going to get it all,

and when I drive by in 6 months and see the highrise

filled with 50 people with good stable incomes,

I will still remember the blue baby sucking the blue breast,

the vine through the roof, the brown girl,

the leaky faucets, the spiders and the termites,

the grey and yellow paint, the tablecloth over the front

window, and that mattress near the door.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 


Charles Bukowski


Duanne 2347

Toca el piano borracho como un instrumento

de percusión hasta que los dedos te empiecen

a sangrar un poco (2007)

Traducción: Eduardo Espinoza Lecca, María García


 

 

 

bukowski_barfly

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna