[ezcol_1half]

el seseo

la tuve en 3 unidades

y a mitad del semestre

ella leyó cuántas redacciones

habíamos hecho:

«Gilbert: 2…

Ginsing: 5…

McNulty: 4…

Frijoles: ningma…

Lansford: 2…

Bukowski: 38…»

la clase rió

y ella seseó

que Bukowski no sólo había escrito

más redacciones

sino que todas eran

de gran calidad.

ella hacía destellar sus piernas doradas

era 1940 y había algo

sexy en su seseo

sexy como un avispón

como una serpiente de cascabel

que sesea.

ella me seseaba

después de clase

que yo debía ir a la guerra,

que yo sería un buen marinero,

y me contaba que se llevaba

mis redacciones a casa

y se las leía a su esposo

y ambos reían,

yo le decia, «okey, Srta. Anderson».

y salía al campus

donde casi todos los muchachos tenían una chica

no me hice marinero,

Srta. Anderson, no me vuelve loco el océano

y no me gustaba la guerra

aún cuando era lo más popular que hacer.

pero aquí tiene otra redacción

para usted

aquellas piernas doradas

aquel seseo

que todavia me hacen escribir

canciones de amor

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

the lisp

I had her for 3 units

and at mid-term

she’d read off how many assignments stories

had been turned in:

“Gilbert: 2…

Ginsing: 5…

McNulty: 4…

Frijoles: none…

Lansford: 2…

Bukowski: 38…”

the class laughed

and she lisped

that not only did Bukowski

write many stories

but that they were all of

high quality.

she flashed her golden legs

in 1940 and there was something

sexy about her lisp

sexy as a hornet

as a rattler

that lisp.

and she lisped to me

after class

that I should go to war,

that I would make a

very good sailor,

and she told me about how

she took my stories home

and read them to her husband

and how they both laughed,

and I told her, “o.k., Mrs. Anderson.”

and I’d walk out on the campus

where almost every guy had a girl

I didn’t become a sailor,

Mrs. Anderson, I’m not crazy

about the ocean

and I didn’t like war

even when it was the popular

thing to do.

but here’s another completed assignment

for you

those golden legs

that lisp

still has me typing

love songs

[/ezcol_1half_end]

 

 

charles bukowski

el ceceo

en the pleasures of the damned

nuestras versiones

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.