los placeres de la lectura

En su lecho de muerte

mi padre está leyendo

las memorias de Casanova.

Veo caer la noche,

algunas ventanas se encienden

al otro lado de la calle.

Recostada junto al cristal

una mujer está leyendo.

A pesar de la oscuridad creciente

lleva tiempo sin levantar los ojos.

Quiero, sin más,

mientras quede un rastro de luz,

que ella levante la mirada

para que pueda ver su rostro,

que ya he sabido imaginar.

Pero su libro

debe de ser un prodigio de suspense.

Y, además es tan densa la quietud

que cada vez que ella pasa una página

oigo a mi padre pasar otra

como si ambos leyeran el mismo libro.

 

the pleasures of reading


On his deathbed my father is reading

The memoirs of Casanova.

I’m watching the night fall,

A few windows being lit across the street.

In one of them a young woman is reading

Close to the glass.

She hasn’t looked up in a long while,

Even with the darkness coming.

While there’s still a bit of light,

I want her to lift her head,

So I can see her face

Which I have already imagined,

But her book must be full of suspense.

And besides, it’s so quiet,

Every time she turns a page,

I can hear my father turn one too,

As if they are reading the same book.

 

 

 

 

Charles Simic

De Desmontando el silencio  

Traducción y prólogo de Jordi Doce

Edición bilingüe inglés-español

4 Estaciones.

Ayuntamiento de Lucena.

Córdoba, 2004

lo-bueno-si-breve.blogspot.com.es

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención