[ezcol_1half]     

negativa a lamentar la muerte por fuego de una niña en londres

Nunca antes de que el hombre creara

pájaro bestia y flor

y toda la humillante oscuridad

diga silenciosa la manifestación de la última luz naciente

y la hora quieta

llegue desde el mar cabalgando en su montura,

y yo deba entrar nuevamente en la circular

Zion de la gota de agua

y en la sinagoga de la espiga de maíz

he de dejar un rezo a la sombra de un sonido

o sembraré mi grano de sal

en el más recóndito valle de arpillera antes que lamentar

la majestad y la inflamada muerte de la niña.

No mataré

su humana partida con una grave verdad

ni blasfemaré sobre las estaciones del aliento

con una postrera

elegía de inocencia y juventud.

En la profundidad, junto a los primeros muertos, yace la hija de Londres

vestida por los viejos amigos,

los granos sin edad, las oscuras venas de su madre,

oculta bajo el agua sin duelo

del cabalgante Támesis.

Después de la primera muerte, no hay otra.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]



A Refusal to Mourn the Death, by Fire, of a Child in London


Never until the mankind making

Bird beast and flower

Fathering and all humbling darkness

Tells with silence the last light breaking

And the still hour

Is come of the sea tumbling in harness,

And I must enter again the round

Zion of the water bead

And the synagogue of the ear of corn

Shall I let pray the shadow of a sound

Or sow my salt seed

In the least valley of sackcloth to mourn

The majesty and burning of the child’s death.

I shall not murder

The mankind of her going with a grave truth

Nor blaspheme down the stations of the breath

With any further

Elegy of innocence and youth.

Deep with the first dead lies London’s daughter,

Robed in the long friends,

The grains beyond age, the dark veins of her mother,

Secret by the unmourning water

Of the riding Thames.

After the first death, there is no other.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 


Dylan Marlais Thomas

Negativa a lamentar la muerte por fuego de una niña en Londres

de Death and Entrances, 1946

Versión de Silvia Camerotto

 

 

 

 

 dylan_thomas

 

 

 

 

 

 

 

 


 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.