[ezcol_1half]    

13. Kinsey Keene


Your attention, Thomas Rhodes, president of the bank;

Coolbaugh Whedon, editor of the Argus;

Rev. Peet, pastor of the leading church;

A. D. Blood, several times Mayor of Spoon River;

And finally all of you, members of the Social Purity Club— 

Your attention to Cambronne’s dying words,

Standing with the heroic remnant

Of Napoleon’s guard on Mount Saint Jean

At the battle field of Waterloo,

When Maitland, the Englishman, called to them: 

“Surrender, brave Frenchmen!”—

There at close of day with the battle hopelessly lost,

And hordes of men no longer the army

Of the great Napoleon

Streamed from the field like ragged strips 

Of thunder clouds in the storm.

Well, what Cambronne said to Maitland

Ere the English fire made smooth the brow of the hill

Against the sinking light of day

Say I to you, and all of you, 

And to you, O world.

And I charge you to carve it

Upon my stone.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  

kinsey keene

Su atención, Thomas Rhodes, presidente del banco;

Coolbaugh Whedom, editor del Argos;

Reverendo Preet, pastor de la iglesia principal;

A.D. Blood, varias veces alcalde de Spoon River;

y finalmente todos ustedes, miembros de la

Sociedad de las Buenas Costumbres.

Su atención a las moribundas palabras de Cambronne

de pie con los heroicos sobrevivientes del ejército

de Napoleón, en el Monte San Juan, campo de batalla

de Waterloo, cuando Maitland, el inglés, le dijo:

«!Ríndanse, valientes franceses¡»

Allí, al atardecer, con la batalla perdida y sin esperanzas,

hordas de hombres que ya no eran el ejército del gran

Napoleón, huían del campo como desechos jirones

de estruendosas nubes entre la tormenta.

Bien, lo que Cambronne le dijo a Maitland

antes de que el fuego inglés arrasara la cima de la colina

contra la débil luz del día,

eso les digo, y a todos ustedes,

y a ti, Oh universo.

Y los exhorto a que lo graben

sobre mi lápida.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

Edgar Lee Masters

-


Antología de Spoon River

Kinsey Keene 13

bartleby.com

Almenas del Tiempo

Traducción de 
Hernán Vargascarreño

Primera edición impresa

Santa Marta – Colombia

Fondo de Publicaciones Universidad del Magdalena

2003

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención