[ezcol_1half]            

lucius atherton


Cuando mis bigotes eran rizados

y negro mi pelo,

y usaba pantalones ajustados

y un botón de cuello de diamante,

fui admirable como sota de corazones que cometió

muchos engaños.

Pero cuando los cabellos grises comenzaron a aparecer

hete aquí que una nueva generación de muchachas

se burló de mí, sin temerme.

Y ya no tuve más aventuras picantes

en las que me arriesgaba a recibir un tiro

por ser un demonio sin corazón,

sino sólo asuntos sin atractivos, aventuras recalentadas

de otros días y otra gente.

Y transcurrió el tiempo hasta que me reduje a pasarlo

en el restaurante de Mayer,

comiendo a precio fijo; un descolorido, desaliñado,

desdentado, descartado Don Juan rural…

Hay aquí una sombra poderosa que canta

acerca de una mujer llamada Beatrice;

y ahora comprendo que la fuerza que a él lo hizo grande

me arrojó a mí a la escoria de la vida.

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]         



…………………………………………….


Lucius Atherton


When my moustache curled,

And my hair was black,

And I wore tight trousers

And a diamond stud,

I was an excellent knave of hearts and took many a trick.

But when the gray hairs began to appear–

Lo! a new generation of girls

Laughed at me, not fearing me,

And I had no more exciting adventures

Wherein I was all but shot for a heartless devil,

But only drabby affairs, warmed-over affairs

Of other days and other men.

And time went on until I lived at Mayer’s restaurant,

Partaking of short-orders, a gray, untidy,

Toothles, discarded, rural Don Juan. . .

There is a mighty shade here who sings

Of one named Beatrice;

And I see now that the force that made him great

Drove me to the dregs of life.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 


Edgar Lee Masters

Lucius Atherton

De la Antología de Spoon River

Traducción de Alberto Girri

 

 

 

spoon_river

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna