[ezcol_1half]

40. Theodore, el poeta

.

De niño, Theodore, te pasabas horas y horas

Sentado en la ribera del Spoon turbio.

Los ojos fijos en la entrada de la guarida,

Esperando que el cangrejo de río

Saliera y se arrastrara por la orilla arenosa.

Veías primero sus antenas trémulas,

Briznas de paja al viento.

Luego su cuerpo de color de greda,

Adornado por ojos negro-azabache.

Como en trance te preguntabas:

Qué sabe, qué desea, para qué vive el cangrejo.

Más tarde dirigiste la mirada

Hacia hombres y mujeres

Ocultos del destino en sus guaridas

De las grandes ciudades

Y esperaste que salieran sus almas

Para ver cómo

Y con qué objeto viven

Y para qué se arrastran con tanto afán

Por la orilla arenosa en la que falta el agua

Cuando termina el verano.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

40. Theodore,  the poet

As a boy, Theodore, you sat for long hours

On the shore of the turbid Spoon

With deep-set eye staring at the door of the crawfish’s burrow,

Waiting for him to appear, pushing ahead,

First his waving antennæ, like straws of hay, 

And soon his body, colored like soap-stone,

Gemmed with eyes of jet.

And you wondered in a trance of thought

What he knew, what he desired, and why he lived at all.

But later your vision watched for men and women 

Hiding in burrows of fate amid great cities,

Looking for the souls of them to come out,

So that you could see

How they lived, and for what,

And why they kept crawling so busily 

Along the sandy way where water fails

As the summer wanes.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

Edgar Lee Masters 

 

Spoon River Anthology. 1916

bartleby.com/84/40.html

Muestrario de poesía 22

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna