un cuervo en la ventana de raymond carver

para Erika

Nadie se posa en el alféizar -son veintiocho años

de espacio adolescente-,

pero qué ocurriría si el pájaro sobre el que he leído

en todos los poemas

se colara por el patio de luces y asomara

por el alféizar de mis veintiocho años,

un pájaro

mi habitación adolescente.

Y qué ocurriría si yo escribiese aún

-si me preguntan, respondo que ya no-

y un pájaro cualquiera, ninguno de los pájaros sobre

los que haya leído en todos los poemas,

un cuervo o una de las palomas negras que asoman en la oficina,

interrumpiese en la escritura

como el que se posó en la ventana de Carver.

¿Ganaría su lugar en el poema?

¿Dejaría de ser pájaro?

Alza el vuelo. Ya no hay

habitación en el alféizar.

 

 

 

De Chatterton

Elena Medel

Premio Loewe a la Creación Joven 2013

Visor, 2014

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.