Todas las tardes paseaba

con su madre por la Landetrasse

Y en la esquina

de la Schmiedtor

todas las tardes

Estaba Hitler

esperándola para verla pasar

Los taxis y los omnibus

iban llenos de besos

Y los novios alquilaban botes

en el Danubio.

Pero él no sabía

bailar. Nunca se atrevió

a hablarte

Después pasaba sin su madre

con un cadete.

Y después

no volvió a pasar.

De ahí más tarde

la Gestapo

la anexión de Austria,

La guerra mundial.

 

 

 

 

Ernesto Cardenal

Epigramas, 1961
Epigramas. Ernesto Cardenal.
Editorial Tusquets. Barcelona

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.