[ezcol_1half]          

La Isla del Lago

 

Oh Dios, Oh Venus, Oh Mercurio, patrón de los ladrones,

dadme a su debido tiempo, os lo suplico, un pequeño

estanco,

con las cajetillas relucientes

apiladas con esmero en los estantes

y el suelto y fragante cavendish

y el tabaco para liar,

y el rubio Virginia

suelto en las brillantes cajas de cristal,

y unas balanzas no demasiado grasientas,

y las putas dejándose caer para decir, pasando, una palabra o dos,

para una broma, y arreglarse un poco el pelo.

 

Oh Dios, Oh Venus, Oh Mercurio, patrón de los ladrones,

concededme un estanco pequeño,

o colocadme en cualquier profesión

salvo en esta maldita profesión de escritor,

en la que uno necesita su cerebro todo el tiempo.

 

[/ezcol_1half] 

The Lake Isle

 

O God, O Venus, O Mercury, patron of thieves,

Give me in due time, I beseech you, a little tobacco-

shop,

With the little bright boxes

piled up neatly upon the shelves

And the loose fragrant cavendish

and the shag,

And the bright Virginia

loose under the bright glass cases,

And a pair of scales not too greasy,

And the whores dropping in for a word or two in passing,

For a flip word, and to tidy their hair a bit.

 

O God, O Venus, O Mercury, patron of thieves,

Lend me a little tobacco-shop,

or install me in any profession

Save this damn’d profession of writing,

where one needs one’s brains all the time.

 

 

 

Ezra L. Pound

The Lake Isle
De Lustra (1915)
En Collected shorter
poems of Ezra Pound
First published in mcmlii
by Faber and Faber Limited

Nuestras versiones

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.