Valle Vallejo

Albert Samain diría Vallejo dice

Gerardo Diego enmudecido dirá mañana

y por una sola vez Piedra de estupor

y madera dulce de establo querido amigo

hermano en la persecución gemela de los

sombreros desprendidos por la velocidad de los astros

Piedra de estupor y madera noble de establo

constituyen tu temeraria materia prima

anterior a los decretos del péndulo y a la

creación secular de las golondrinas

Naciste en un cementerio de palabras

una noche en que los esqueletos de todos los verbos intransitivos

proclamaban la huelga del te quiero para siempre siempre siempre

una noche en que la luna lloraba y reía y lloraba

y volvía a reír y a llorar 

jugándose a sí misma a cara o cruz

Y salió cara y tú viviste entre nosotros

Desde aquella noche muchas palabras apenas nacidas fallecieron repentinamente

tales como Caricia Quizás Categoría Cuñado Cataclismo

Y otras nunca jamás oídas se alumbraron sobre la tierra,

así como Madre Mira Moribundo Melquisedec Milagro

y todas las terminadas en un rabo inocente

Vallejo tú vives rodeado de pájaros a gatas

en un mundo que está muerto requetemuerto y podrido

Vives tú con tus palabras muertas y vivas

Y gracias a que tú vives nosotros desahuciados acertamos a levantar los párpados

para ver el mundo tu mundo con la mula y

el hombre guillermosceundario y la tiernísima niña y

los cuchillos que duelen en el paladar

Porque el mundo existe y tú existes y nosotros probablemente

terminaremos por existir

si tú te empeñas y cantas y voceas

en tu valiente valle Vallejo

 

Gerardo Diego

Valle Vallejo

Antología poética

Alianza editorial

Madrid, 2007

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna