por salir del charco

A Washington con Manuel

.

En algún lugar del mundo

una mujer se sentaba todas las mañanas

a contemplar un viejo edificio.

Y había ventanas, sí

plenas de sombras

hombres, mujeres, monstruos.

Esa casa estaba deshabitada

no había amantes, no.

Sólo aves que a veces cruzaban el horrendo paisaje.

En algún lugar del mundo

había una lámpara rota

que no era de ella.

También un diccionario.

Eso no podía resolver su soledad.

Había tres árboles, cuatro árboles

y ruidos, la calle, los automóviles.

En algún lugar del mundo ella

no pudo hablar con quien podría

ser su amante.

El placer estaba vedado.

Las ambulancias pasaban

El fastidio cundía.

En algún lugar del mundo

ella se detenía

a ver un enchufe

un sofá

una mesa repleta de libros y de centavos

y al marido: mustio, callado, leyendo…

También había pastillas, muchas pastillas

y un avión que pasaba.

Llevando a gente que sí tenía lugar.

En algún lugar del mundo

ella rezaba

por salir

por salir

del charco.

.

 

 

 

 

 

 

Hanni Ossott

Por salir del charco

Hasta que llegue el dia y huyan las sombras

1982

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.