¿Tiene uno, como la naturaleza, sus estaciones, sus ciclos de vida?

En el curso de quince o veinte días pasa una primavera y un verano en el fondo del alma,

y luego viene un día violento en que nos quedamos sin hojas, y fríos, e inmóviles.

Alma mía, cosechadora de lo que siembro con el sudor de mi frente

con el frío sudor de mi frente, ¿puedes decirme a qué horas nos encontramos,

en qué sitio desierto vamos a vernos?

El diablo no hace caso de mis citas, y Dios es sordo desde hace tiempo:

ven tú alma mía, testigo mío, dame todo lo que no tienes en tus manos, lo que no te pertenece,

tu sonrisa, tus lágrimas.

¿Qué voy a hacer con ello? Nada.

Quisiera echarte gasolina encima y prenderte fuego, alma mía.

Para recuperarme.

 

 

 

 [ezcol_1half] 


Jaime Sabines


¿Tiene uno, como la naturaleza… ?

polidelamor.blogspot.com

[/ezcol_1half]

 

jaime_sabines

 

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna