[ezcol_1half]         

muy tarde pero no demasiado tarde

Fui el último en abandonar la fiesta. Les

di las buenas noches a Stephanie y Jared. Ya estaban

en la cama. De hecho, estaban haciendo el amor,

pero se detuvieron y me agradecieron el haber acudido. Al recorrer

la Kellog Street, con la luna llena iluminando mi

camino, me pregunté quiénes eran realmente esas personas, y

por qué me habrían invitado. Me había sentido como un espía

toda la noche, absorbiendo inútiles cantidades de información.

Es asombroso lo que la gente llega a contarle a un completo

desconocido. Al final de la Kellog giré a la derecha por

la Windsor. Había una mujer bajo el alumbrado.

Parecía asustada. «¿Necesita ayuda?» le pregunté.

Vaciló en responder, pero finalmente dijo, «Me he

perdido». «¿A dónde quiere ir?» le pregunté.

«A Richard Street», dijo, «mi tía vive allí».

«No está lejos», dije, «la acompañaré

hasta allí». Y nos pusimos en camino. Notaba

que estaba aún algo inquieta. Su autobús había

llegado tarde, y esperaba que su tía la hubiera

ido a buscar, y nadie contestó el teléfono cuando

trató de hablar con ella. Cuando llegamos a casa de su tía

no había ni una luz encendida. Esperé mientras llamaba

a la puerta. Llamó más y más fuerte, pero

su tía no contestaba. «Escucha», le dije, «yo vivo

muy cerca. Vayamos a mi casa y llamemos

a la policía. Ellos lo solucionarán».

No le quedaban más opciones aparte de aceptar. Caminamos

en silencio, un silencio fluido, suave y abundante. Y cuando

alargó el brazo y me cogió la mano, sentí como

si mi vida hubiera comenzado.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    

very late, but not too late


I was the last one to leave the party. I

said goodnight to Stephanie and Jared. They were

already in bed. In fact, they were making love,

but they stopped and thanked me for coming. Walking

down Kellog Street, with the full moon lighting my

way, I wondered who those people really were, and

why they had invited me. I had felt like a spy

all evening, absorbing useless bits of information.

It’s amazing what people will tell a complete

stranger. At the end of Kellog I turn right on

Windsor. A woman was standing under the streetlight.

She looked frightened. “Do you need help?” I said.

She was hesitant to speak, but finally said, “I’m

lost.” “Where are you trying to go?» I asked.

“Richards Street,” she said, «my aunt lives there,»

«That’s not far from here,” I said. «I’ll walk

you there,» And so we walked. I could tell she

was still a little apprehensive. Her bus had

gotten in late, and she had expected her aunt to

meet her, and no one answered the phone when she

tried to call her. When we got to her aunt’s house

there were no lights on. I waited while she knocked

on the door. She knocked harder and harder, but

the aunt didn’t answer, «Listen,» I said, «I live

close by. Let’s go over to my place and we can call

the police. They’ll figure this thing out.»

She hadn’t much choice but to agree. We walked

in silence, a smooth, rich flow of it. And when

she reached out and held my hand, I felt as though

my life had begun.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

James Tate

Muy tarde, pero no demasiado tarde

poetryfoundation.org/poetrymagazine

February 2003

Traducción Andrés Catalán

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna