[ezcol_1half]                   

Lluvia sobre el tejado

Mi sobrino, que dormía en la habitación del sótano,

ha puesto una laminilla de hierro afuera de su ventana

para recuperar el sonido de la lluvia que caía

sobre el tejado.

No se lo digo, pero el corazón encuentra en su desgracia

su propio consuelo.

Una hoja de hierro repara un tejado solamente.

Indemne, hasta ahora, de las heridas que la mudanza

y la diferencia nunca muestran,

mi sobrino puede reparar todavía los daños

para volver a traer el amoroso sonido de aquella lluvia

que conoció en la infancia.

Ni digo —en las pérdidas de la vida una laminilla

de hierro es una carga— que un día encontrará dentro de sí,

bajo una plena oscuridad y silencio,

el hierro que sostendrá no solamente el sonido

perdido de la lluvia, sino también el sol,

el rumor de los muertos

y todo aquello que jamás volverá.

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

Rain on the roof

My nephew sleeping in a basement room

has put a sheet of iron outisde his window

to recapture the sound of rain falling on the roof.


I do not say to him, The heart has its own comfort for grief.

A sheet if iron repairs roofs only. As yet unhurt by the demand

that change and difference never show, he is still able

to mend the damages by creating the loved rain-sound

he thinks he knew in early childhood.

Nor do I say, In the travelling life of loss

iron is a burden, that one day he must find

within himself in total darkness and silence

the iron that will hold not only the lost sound of the rain

but the sun, the voices of the dead, and all else that has gone.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Janet Frame

Lluvia sobre el tejado

Hacia otro verano

Seix-Barral

Barcelona 2008

Traducción de Giselle Rodríguez Cid

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.