muchacha en el balcón

Combustión en la altura, muchacha de la época,

pulido y fresco felino brotado

de sucesivos barros dolorosos,

vean cómo desplaza su liviana carne solar

ondulante de música en el balcón abierto.

Ahora que inclinada hacia el cielo

se dispone a volar

vacila ante un llamado quejumbroso, soplado

desde una sanguínea pulsación.

Entonces está allí, oscilando

entre el anhelo de perderse en lo azul

y el de permanecer, seguir perfeccionando

las terrestres formas venideras.

 

 

 

 

Joaquín O. Giannuzzi

Muchacha en el balcón

De Los errores necesarios y otros poemas

Selección de Aquiles Julián, 2009

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.