reunión de familia

Cuando nuestro hermano menor cumplió cincuenta años

mamá tuvo una horrorosa visión del tiempo:

así que dijo —y yo vi cómo sus hombros se estremecían—

«estamos envejeciendo todos juntos». Y cuando agregó

«siempre tengo frío», descendió

a su sótano, se abrazó a sí misma

y en algún lugar de su esqueleto

palpó un hueso sin esperanza.

Los hermanos juntamos las cabezas, esperando

alguna especie de revelación. ¿Hay algo?

¿Qué significa esta acumulación incesante

de una vida? En fin. ¿Dónde estamos parados

en relación a ella? Entonces susurré:

ha vivido tanto

que terminó por olvidar

las dos o tres razones que tenía para morir.

.

 

 

 

 

Joaquín Giannuzzi

Reunión de familia

Poesía completa Giannuzzi

Editorial Sibilina

Sevilla 2009

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.