lamento por el útero de mecha vaugham




mecha vaugham vivió la mayor parte en su útero

lejos de otros ruidos del mundo o mundanales

y conoció paisajes raros llenos de pájaros nerviosos

y conoció paisajes

“oh bichos” decía dirigiéndose a los bichos

que poblaban su cuerpo y mucho más su sueño

aleteando picoteándole el alma

“oh bichos que me despiertan la voz”

decía mecha vaugham callándose de pronto o intentando volar

“¿qué es esto que me pega al piso?” decía

zangoloteando chapoteando

con gran horror o fastidio de los vecinos del 3

“pies que piesan en vez de alar o cómo /

sería el mundo el buey lo que se hija /

si no nos devoráramos /

si amorásemos mucho” decía mecha vaugham

“si fuéramos o fuésemos / como rostros humanos /

empezando de a dos /

completos en el resto” decía mecha derrumbándose

finalmente en el suelo

un día pasó lo que sigue:

pájaro de voz tenor que la amoraba mucho

antes de ser devorado del todo

plantó un arbolito en su alma

mecha vaugham devoró al pajarito pero

el arbolito creció creció

empezó a cantarle de noche

el tenorino

no la dejó dormir

no la dejó vivir y cuando mecha vaugham murió

salió otra vez volando del árbol

el pájaro ese pájaro

a mecha vaugham le alfombraron la tumba

con pedacitos de su mismo útero

todos los pájaros del mundo al atardecer picoteaban allí o aleteaban

todos del mundo menos uno

 

 

 

 

Juan Gelman

lamento por el útero de mecha vaugham

poemas de sidney west

Traducciones III (1968-1969)

Seix Barral Poesía Brave

Buenos Aires 1994

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.