el soplo



No se vive todos los días,

dijo el que fabrica juguetes.

Es decir: las casas bajas

y las flores rojas de Colima

aclaran una noche que nunca será.

Y nosotros, ¿qué hacemos?

¿Con nuestra ceguera que oye

el sonido del ojo al caer?

Una criatura canta

con el furor al cuello. Es

la sobremesa de la muerte,

repleta de pensamientos caídos

en compañeros de la desolación.

Cuidado con el país que existe.

Cuidado con el país que no existe.

Duerme en el soplo que

resplandece oscuro.

 

 

 

 

 

 


Juan Gelman

El soplo

Valer la pena

México, 1996/2000

Seix Barral Biblioteca Breve

2001, Grupo Editorial Planeta S.A.I.C / Seix Barral

Buenos Aires

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.