[ezcol_1half]                

Prisma. 19

La habitación estaba en silencio…

La habitación estaba en silencio.

Es decir, la habitación en silencio pero los amantes respiraban.

Como en cierto modo, la noche era oscura.

Era oscura pero brillaban las estrellas.

El hombre del lecho era uno de uno de los muchos

a los que entregué mi corazón. El presente del propio ser

que no tiene límites.

No tiene límites aunque se repite.

La habitación estaba en silencio.

Absoluta como la negra noche.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

Prism. 19

The room was quiet…

– 

The room was quiet.

That is, the room was quiet, but the lovers were breathing.

In the same way, the night was dark.

It was dark, but the stars shone.

The man in bed was one of several men

to whom I gave my heart. The gift of the self,

that is without limit.

Without limit, though it recurs.

The room was quiet. It was an absolute,

like the black night.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

Louise Glück

La habitación estaba en silencio…

Las siete edades

Editorial Pre-Textos

Valencia 2011

Versión de José Luis Justes Amador

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención