A la mariposa gris se le están rompiendo las alas.

Pervive en la agonía del último día

tirada de costado entre un puñado de ramas secas como sus ojos cerrados

y casi sin aire.

¿Se salvará si le dan oxígeno?

¿Se salvará si le arreglan las alas?

¿Se salvará si le ponen color?

¿Se salvará si despierta?

 

 

 

 

 

 

 


MabelBe


AKASHIA. Ojos abiertos
Serie: Poemario
Sin cuerpo, sin aire
ebelina.blogspot.com

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención