[ezcol_1half]          

Poema interrogante sobre el tiempo que se va, se va…


Si el tiempo no era como el desbordarse de una copa

o la fuga de los instantes cuenta atrás

la fuga de todos los instantes insensatos

como prófugos

huyendo de tu reloj pulsera

en un movimiento sutil en la quietud

de tu cuerpo viajero…

Si tampoco era el tiempo

como una amapola de cabeza

cortada en tu regazo

ni una felina ausencia

o caer vertiginosamente desde

la última ventana del último piso

de una gran torre

describiendo círculos cada vez más amplios

Si estaba hecha de tiempo o era tiempo

sin ser ninguna de esas cosas:

ni un ciempiés monstruoso

ni una caída hacia la muerte

ni un descenso ni una huida

ni una fuga cuenta atrás ni una ausencia

entonces… ¿cómo?

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]             

Time that flees, flees…


If time was not like a goblet overflowing

or the escape of the instants counting down

the escape of all senseless

and fugitive instants

flighting from your wristwatch

in a fine movement of quietude

of your travelling body…

If time was neither

like a poppy in your lap with its head cut off

nor a feline absence

or falling very rapidly from the

last window of the last floor

of a high tower

describing circles increasingly wider

If she was made of time or she was time

without being any of those things:

nor a monstruous centipede

nor a falling towards death

nor a descent nor a running away

nor a count-down flight

nor an absence,

how, then…?

 [/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 


Margaret Atwood


El tiempo que se va, se va

Versión de Amparo Arróspide

Eating Fire: Selected Poems, 1965-1995 

1998

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna