margaret_atwood

 

 

 

 

 

 

[ezcol_1half]     

Night poem

There is nothing to be afraid of,

it is only the wind

changing to the east, it is only

your father the thunder

your mother the rain

In this country of water

with its beige moon damp as a mushroom,

its drowned stumps and long birds

that swim, where the moss grows

on all sides of the trees

and your shadow is not your shadow

but your reflection,

your true parents disappear

when the curtain covers your door.

We are the others,

the ones from under the lake

who stand silently beside your bed

with our heads of darkness.

We have come to cover you

with red wool,

with our tears and distant whispers.

You rock in the rain’s arms

the chilly ark of your sleep,

while we wait, your night

father and mother

with our cold hands and dead flashlight,

knowing we are only

the wavering shadows thrown

by one candle, in this echo

you will hear twenty years later.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  

poema nocturno

No hay nada de lo que asustarse,

es sólo el viento

cambiando hacia el este, es solamente

tu padre el trueno

tu madre la lluvia.

En este país de agua

con su luna ocre mojada como un hongo,

sus tocones ahogados y sus pájaros de muchos años

que nadan, donde el musgo crece

por todas las partes de los árboles

y tu sombra no es tu sombra

sino tu reflejo,

tus padres verdaderos desaparecen

cuando la cortina cubre tu puerta.

Nosotros somos los otros,

los sumergidos bajo el lago

quienes permanecemos silenciosamente al lado de tu cama

con nuestras cabezas de oscuridad.

Hemos venido a cubrirte

con lana roja,

con nuestras lágrimas y susurros distantes.

Te meces en los brazos de la lluvia,

el arca glacial de tu sueño,

mientras aguardamos, tu padre

y tu madre de la noche,

con nuestras manos heladas y nuestra luz mortecina,

sabiendo que somos solamente

las sombras vacilantes que proyecta

una vela, en este eco

que oirás veinte años más tarde.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Margaret Atwood

Poema nocturno

La puerta

Bruguera 2008

Barcelona

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.