[ezcol_1half]         

No estoy pensando en la muerte…

No estoy pensando en la muerte, pero la muerte está pensando en mí.

se acomoda en su sillón, se frota las manos, tira

de su barba y dice: “Estoy pensando en Strand, estoy pensando

que uno de estos días estaré allí de regreso, blandiendo mi guadaña

o sosteniendo mi reloj de arena contra la luna, y Strand aparecerá

de saco y corbata, y juntos, bajo los árboles desnudos

de los bulevares entraremos en la ciudad de las almas. Y cuando

lleguemos a la Gran Plaza con sus mansiones de mármol, la muchedumbre

que había estado allí esperando nos recibirá con clamores delirantes,

y sus lágrimas, endurecidas y frías como cristales por haber sido

contenidas tanto tiempo, caerán, y resonarán en las piedras del pavimento

Oh, que sea pronto. Que sea pronto.”

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 –

I am not thinking of Dead…

I am not thinking of Dead, but Death is thinking of me.

He leans back in his chair, rubs his hands, strokes

His beard and says, “I’m thinking of Strand, I’m thinking

That one of these days I’ll be out back, swinging my scythe

Or holding my hourglass up to the moon, and Strand will appear

In a jacket and tie, and together under the boulevards’

Leafless trees we’ll stroll into the city of souls. And when

We get to the Great Piazza with its marble mansions, the crowd

That had been waiting there will welcome us with delirious cries,

And their tears, turned hard and cold as glass from having been

Held back so long, will fall, and clatter on the stones below.

O let it be soon. Let it be soon.”

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Mark Strand 

No estoy pensando en la muerte

Traducción de Giselle Rodríguez Cid

Casi invisible

Visor Libros

2012


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.