20

Dios en el centro, y aunque se moviese todo giraba a su alrededor.

Dios, de cerca era negro, y de lejos, como la luz, brillante.

No. Hablo mal. De lejos, era negro, y como alabastro, de cerca.

Dios daba miedo.

y la Virgen más allá: vestido de organdí rosa y muchos volados.

Organdí celeste. Camelias en el escote. Caravanas y abanico.

La Virgen, vestido de baile y abanico, y el gran mantón del pelo.

Pero en torno de su frente, giraba, de continuo, un rayo, una sucesión

de rosas. Los ángeles iban de aquí para allá como pájaros, se

oían sus suaves aletazos. Y los santos. Isabel de Hungría, la canasta

de lirios y de frutas, Luis, Pedro, Juan. Todos. Y las varas benditas.

También, había un montículo de ostras.

¿Cómo? Si eso no era un mar, era un bosque; las ostras, al entreabrirse

mostraban la perla brillando como plata. Con un brusco

desprendimiento, un suave chistido, todas estas perlas saltaban

hasta la Virgen.

Y, también, íbamos los habitantes de la aldea, los vecinos, cambiándonos,

igual que siempre, platos de ciruelas, calumnias y saleros.

Por una noche, nomás, estuvo junta la gente de la tierra y la

del cielo.

 

 


Marosa di Giorgio


de La edad anaranjada

número 20

Colección Ave Roc

Fondo de Animal Editores

Ecuador, 2012 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención